Verberana

Verbena (Verbena officinalis)

SINONIMIA: Gallego: Herba dos ensalmos.

FAMILIA: Verbenáceas

ORIGEN Y DISTRIBUCIÓN: Crece espontánea en terrenos de barbecho, bordes de caminos y escombros de Europa, Asia y África.

USOS TERAPÉUTICOS: Febrífugo, sedante, expectorante, antiespasmódico, antirreumático, antineurálgico, útil en cefaleas y migrañas, digestivo, estomacal, útil en dolores gástricos, depurativo, antianémico, excelente estimulante de los intercambios metabólicos, diurético, empleado en afecciones renales o hepáticas, usos externos en gargarismos y afecciones dérmicas, astringente, aperitivo, estimulante de las contracciones uterinas en el parto.

PARTE UTILIZADA: Sumidades (herba verbenae).

 

DESCRIPCIÓN


La verbena es una planta herbácea vivaz, poco llamativa, de hasta un metro de altura, tallo rígido, anguloso, ramificado en su parte superior, con hojas opuestas, recortadas, lanceoladas y velludas por su envés. Florece en verano; las flores son pequeñas y de color violáceo. Los frutos son tetraquenios.

La verbena se extiende por Europa, Asia y África. Se puede encontrar creciendo de forma espontánea en terrenos de barbecho, escombros, cunetas, bordes de caminos, lugares abandonados, y siempre abrigada del viento.

 

RECOLECCIÓN


Para uso medicinal se recolectan sus sumidades al inicio de la floración (durante el verano) o lo más tardar en otoño, preferentemente antes de que comience la formación de los frutos. Se secan a la sombra en lugar bien ventilado, a ser posible con calor natural, o en su defecto en secadero a una temperatura máxima de 40 C. Se conservan en recipientes cerrados, en lugar seco y resguardado de la humedad.

 

APLICACIONES Y PROPIEDADES


La verbena ya era conocida por romanos y griegos, que la usaban profusamente como una planta sagrada en ceremonias religiosas y variados ritos mágicos; se utilizaba para preparar hechizos, filtros y conjuros de amor, entre otros. Los antiguos médicos le atribuyeron todo tipo de virtudes medicinales; los soldados romanos llevaban habitualmente en sus alforjas tallos de verbena como remedio contra las heridas.

Contiene taninos, mucílago, saponina, sales minerales, aceite esencial, y dos glucósidos muy eficaces desde el punto de vista terapéutico: verbenina y verbenalina, éste último tiene efectos estimulantes de las contracciones uterinas durante el parto.

Hoy en día, superadas las excesivas virtudes atribuidas antiguamente a esta planta, se le reconocen variadas propiedades terapéuticas muy eficaces. Es febrífuga, expectorante, sedante, antiespasmódica, antirreumática, antineurálgica, útil contra las cefaleas y migrañas. Es digestiva, estomacal, adecuada en dolores gástricos, depurativa y antianémica; se reconoce como un excelente estimulante de los intercambios metabólicos. Es un buen diurético, empleado en afecciones renales o hepáticas. En aplicaciones externas sirve para preparar gargarismos y para curar las erupciones dérmicas. Es astringente; como planta amarga estimula el apetito (es aperitiva) y la secreción de los jugos gástricos.

 

REMEDIOS


VINO DE VERBENA TONIFICANTE Y APERITIVO

A un litro de vino blanco añadir 70 gramos de verbena seca y desmenuzada. Dejar macerar durante 15 días. Filtrar y tomar unas 3 copitas al día, preferiblemente antes de las comidas.

 

CATAPLASMA DE VERBENA ANTIRREUMÁTICA

Machacar un puñadito de hojas y añadirle unas gotas de vinagre. Aplicar en una gasa o compresa directamente sobre la parte afectada.

 

INFUSIÓN Y MACERACIÓN DE VERBENA APERITIVA Y DEPURATIVA

  • Infusión: se elabora añadiendo a una taza de agua hirviendo unos 5 gramos de sumidades; dejar reposar y filtrar.
  • Maceración: se elabora añadiendo 2 cucharaditas de sumidades secas y desmenuzadas a un tazón de agua; dejar macerar en frío.

Dosificación: Tomar 2 o 3 tazas al día si se desean efectos depurativos.